12 junio 2010

Querido Blog:

Querido Blog: Ya, ya sé, las cosas han cambiado mucho. Por aquí ahora viene gente. Ya recuerdo perfectamente que te creé como archivo de pensamientos deglutidos que no sabía dónde poner y necesitaba dejar en algún lado, para poder olvidarlos y pasar a otra cosa, más que nada.

Para mí la cosa tampoco es fácil. No creas. He estado escribiendo con la plena seguridad de que no me leía nadie, durante años, y hete aquí que empiezan a aparecer cabecitas en ese cuadrado que te puse para asegurar nuestra intimidad, "Lectores: 0", pero ahí se ha metido gente. Y lo mismo leen lo que te digo.

Y, todavía peor, ¡hay personas que escriben comentarios! Esto no es lo que era. Pero qué gustito ¿no?

Pues que sepas que la culpa es de Twitter, apáñatelas con él en la web 2.0. Así que peínate y quítate las zapatillas, que aquí hay gente. Personas. Hay que tratarlas bien. Aunque procuraremos continuar el tono reflexivo, pues de todas formas tampoco hay muchos sitios donde hacer eso.

2 comentarios:

Alberto Franco dijo...

Pues sí. Por aquí ha aparecido gente que te leemos. Y con mucho gusto. Mientras tú te dejes, aquí estaremos.
Un abrazo desde el cariño, el compromiso y la lucha. Y buena suerte en esta nueva etapa que abres (abrimos) en el aula.

Fernando García Gutiérrez dijo...

Querido Alberto: Muchas gracias. Es una alegría encontrar gente como tú en un sitio como el trabajo, amigo. Jejeje.

Donde yo esté está tu casa.

Un abrazo.