27 mayo 2010

Una buena noticia

Entre el aluvión de noticias diarias contrarias al principio de Justicia que me llevan, por ejemplo, a apagar la tele para poder terminar de comer, pasan algunas veces desapercibidas algunas noticias excelentes y optimistas. Por ejemplo, ¿qué habría parecido este titular hace 12 años?: "España acepta la llegada de extranjeros pobres en un 12% de su población sin grandes conflictos. El episodio de El Ejido fue sólo un aviso". Hace 12 años eso era una utopía impensable. Pues ha sucedido. Ahora ya no tuerzo el gesto cuando oigo "los españoles no son/somos racistas".

Hace sólo 12 años, cuando eso no había pasado y comenzaban a llegar las pateras, la afirmación "los españoles no somos racistas" siempre cacareada, estaba más que en entredicho. Recuerdo perfectamente que el supuesto chascarrillo: "Yo no soy racista, pero es que los .... huelen mal", o cosas por el estilo, eran norma. No estaba nada clara la cuestión. Pero la historia dice que durante los primeros años, mientras los políticos, como siempre, iban por detrás de los problemas en vez de por delante, la población y las ONGs, especialmente Cruz Roja y Andalucía Acoge, pero también la gente de a pie, ayudaba a estas personas que huyen del hambre y el horror y buscan una oportunidad en la vida para ellos-as y sus familias. Durante años, la ayuda oficial no existió. Se miraba para otra parte.

¿Han ayudado las políticas activas puestas en marcha estos años, como la promoción de la Interculturalidad en el sistema educativo? Es una pregunta que me gustaría que se hubiera hecho alguien públicamente. Pero reflexión es, parece, pedir demasiado. 

En las diferentes encuestas publicadas en estos días sobre las principales causas de rechazo del impresentable tijeretazo social del Gobierno, la que obtiene mayor consenso ha sido en contra de la reducción de las pensiones. Evidentemente el pueblo español defiende a los más débiles. Pero el segundo con mayor consenso, y aquí viene la buenísima noticia, ha sido el rechazo a los recortes en ayuda al desarrollo

Esa es una excelente noticia. Que la mayoría absoluta de la población española no quiera reducir gastos en la ayuda a otros países es una señal de esperanza enorme, pue significa que las personas, que la gente de a pie, no está tan loca como los poderosos que manejan este mundo. 

Quiero pensar que los españoles y las españolas entienden que no puede haber Paz sin Justicia, y que ésta no se mantiene en un mundo donde las diferencias van en aumento, es decir la injusticia, y se permite que haya muertes por hambre, u otras causas evitables, existiendo más que suficientes recursos para todos-as los habitantes del planeta es, a estas alturas de la vida, intolerable por más tiempo. Quiero pensar ...

No hay comentarios: