10 abril 2010

Pelear con las telefónicas

No quiero darle muchas vueltas al tema, porque me voy a avinagrar y está amaneciendo tras los cristales, pero me encantaría ver escrita la historia íntima de cómo se coge una empresa pública levantada por todos-as con nuestros impuestos, se la regala literalmente uno a su compañero de pupitre del colegio, y el amigo ahora le devuelve el favor comprando medios de comunicación para que sirvan al partido generalista de turno, y se marcha a Miami literalmente forrado con cantidades de cientos de millones: Telefónica, Ansar y su amigo gordito de cuyo nombre no quiero acordarme, ni merece una búsqueda googleniana. 

Cuento lo realizado para ayudar a otros-as. En el ADSL con llamadas: tenía 6 megas con Telefónica a 29.95, sin iva, siempre sin iva, en ofertas que la compañía va ampliando para que no te marches, pero que siempre te dicen que el precio real es de 40. Terminado el compromiso con ella, pido el cambio a Orange que ahora está ofreciendo una semana de prueba sin cargo para darte de baja, en el periodo de prueba vuelvo a consultar ofertas y telefónica me dice "vuelve: 10 megas a 19.95" Alucinante, pero verdad.  Pues nada, a darse de baja en Orange y a la más barata sin piedad. 

El problema y ellos lo saben, es que esto que he contado en un parrafito, son dos o tres días de pelea (literal) por teléfono con operadores subnormalizados (hablan como máquinas) y máquinas de verdad. A destacar la máquina de verdad de movistar que atiende el 609, especialista en descerebrar clientes y perderlos en laberintos que ríete tú del minotauro. 

La contratación con Orange no requirió llamada de protesta alguna, claro, el problema vino con la baja. Al tercer intento de toreo, con más bilirrubina en sangre que glóbulos rojos, se me ocurrió repetirle a la operadora, tras su saludo: "Holaleatiendemaricarmeenquépuedoayudarle?", la misma frase que te acaban de decir a ti, repítela tal cual: "Por seguridad esta conversación puede estar siendo grabada." No es broma. La llamada anterior a ésta una operadora me colgó porque le dije que me estaba diciendo cosas contradictorias con las iniciales y que lo estaba grabando, lo que era mentira, pero quería ver su reacción y ¡¡me colgó!! Noté que se puso pelín tensa y me dijo, "Usted no puede grabarme sin mi consentimiento y ahora mismo voy a cortar esta comunicación", y colgó. Jejeje. Verlos cabreados me da gustito. Las peleas con esta gentuza (diseñadores de las políticas comerciales) terminan perviritiéndolo a uno. Ese era mi enésimo intento de que Orange me diera de baja en la semana de prueba, y que siempre me ponían problemas intentando, muy evidentemente, salirse de la semana susodicha. 

Evidentemente volví a llamar, otra operadora, otra vez: "Por seguridad, la conversación puede ser grabada". Y le dije lo mismo con el mismo tono que lo acababa de oír, y funcionó. Baja sin problemas en tres minutos. Alta otra vez en telefonica a 19.95 los 10 megas por un año. Una cosa.

Los móviles. También con timofónica movistar. En la que estaba con 15 ctms. de establecimiento de llamada y 20 ctms. minuto, más o menos, porque lo de los planes de telefónica merece una entrada aparte como antimonumento a la política comercial más alienante y kafkiana del mercado, finalmente ahí no sabe lo que paga al mes ni el dueño. Me he pasado a Pepephone a: 0 ctms. de establecimiento de llamada, y 7 ctms. el minuto. Sin compromiso alguno de permanencia ni nada de nada. Que ¿problemas de cobertura?, no tiene porqué usan la red de vodafone, puede haber alguna zona de difícil acceso sin cobertura, pero es que si no, mira lo que pagas para no perder cobertura las dos o tres veces al año en que estás en un lugar de difícil acceso. Es brutal. De factuas de 40 ó 50 euros, a 7 u 8 euros al mes. 

Y si no quieres salir de movistar, vete al menos al nuevo "contrato simple": 9 ctms. minuto, pero con los 15 de establecimiento de llamadas. La única pega: no te dan puntos. Pero evidentemente lo de los puntos es otra estratagema de las compañías para fidelizar dicen ellos, atar digo yo, a los clientes. ¿Puntos para qué? No nos interesa como usuarios para nada la permanencia. Como se ve aquí, lo que hay que hacer y no hacemos por pereza, ellos lo ponen difícil por lo mismo, es andar cambiando y renegociando continuamente contratos y tarifas con las timofónicas que son todas iguales.

En la red hay una nueva adscripción semántia muy concreta para la palabra "amago" relacionada con este juego defensivo de los usuarios antes las timofónicas todas. Me encanta. Y que hagamos el esfuerzo de hacerlo público a través de la red, porque no es más que una manifiesta defensa de los usuarios ante políticas comerciales impresentables a ciudadanos libres, a personas. 

Si las cosas tuvieran más sentido y no tuviéramos un capitalismo extremo que se nos ha avenido desde "el fin de la historia", y los fantasmas y momias resucitados tras su muerte, llamados "neocons", capitalismo salvaje, en el que cambiamos todos los valores por sólo uno: dinero, dinero, dinero. 

No hay comentarios: