29 marzo 2010

De profesorado cabreado

Llevo como diez años alarmado y diciendo que, en los centros educativos, pero no sólo, en medio de la confusión de valores prevaleciente y en la total indefinición de las metas colectivas, en mitad del todo vale que se ha instaurado, como de rondón (las causas y causantes son conocidos), en los centros educativos, pero no solo, estaban empezando a levantar la voz, a erigirse en líderes, lo peor de los centros. 

Esto es gravísimo, pero nadie, nadie lo ataja, y menos que nadie la inspección educativa.



Viene esto a cuento porque, en los últimos días he visto un vídeo, gracioso por cierto, he leído un blog y una noticia, sobre la "huelga" de profesores-as convocada para el 14 de abril. Digamos que el denominador común de todo es el nombre del blog: "el profesorcabreado" porque ese es el tema. ¿Cabreado por qué?

Vuelvo a decir, por si no es evidente, que en la educación estamos de todo, como en botica. Hay gente comprometida con su profesión, y vagos redomados e irresponsables. Le garantizo que ambos están cabreados, pero por muy distintos motivos. Unos porque hay compañeros-as que se rascan la barriga irresponsablemente y la administración lo consiente, y ganan lo mismo que ellos-as, y otros porque la administración pretende ponerlos a trabajar, es decir, a que cambien de actitud y dejen de impartir clases magistrales de contenidos absurdos y con metodología antidiluviana, y se pringuen. 

Las posibilidades de que, en la indefinición, el profesor cabreado y anticuado termine por aglutinar el descontento no son despreciables. Y me parece lamentable. 

Tambien uno está un poco cabreado con la administración, desde la noviolencia militante, porque permita que esto pase. Esos profesores llevan mucho tiempo suspendiendo al 80 por ciento del alumnado, utilizando el argumento continuo de "lomalquelohacelaadministracion" para disimular, al menos en parte, su actitud de falta total de compromiso y profesionalidad. De ahí que repita la pregunta de otra entrada de este blog: ¿qué hace esta gente en los centros educativos? Que ahora se permiten liderar la protesta contra la administración. 

Por cierto, si a alguien le interesa, la LEA y las competencias básicas, y el nuevo ROC y sus pretensiones de transversalidad (léase coordinación entre materias), son propuestas imperfectas, pero en la línea correcta. El problema como siempre es llevarlo a la práctica, y las actitudes desde las que se enfocan las propuestas, una: caña al mono que en mitad del lío no se mueva nada y yo pueda seguir rascándome la barriga; dos: vamos a ver si con esta normativa se puede hacer algo en la línea correcta. Y, claro, esto es trabajo.

6 comentarios:

Silvia González Goñi dijo...

Me confieso también profe cabreada. Adoro mi profesión, es algo totalmente vocacional, estoy a gusto con los chavales, me gusta enseñarles y aprender de ellos. Y, sin embargo, la mayoría de mis enfados no son provocados por ellos, sino por ese entramado que nos rodea que es el sistema educativo.
Pero si yo sólo quiero dar clase tranquila...

· dijo...

"Clase tranquila" no tenemos, no posible. Quien no esté "cabreado" hoy en educación no tiene alma, pero como comento, es muy distinto estar cabreado por una u otra cosa.

Hay, haylos, que están cabreados siempre, por defecto, para ocultar su pésima actitud profesional. Y quienes se cabrean porque no se está haciendo lo suficiente, ni con los suficientes medios, ... y son cosas muy distintas.

Un abrazo

Anónimo dijo...

El rey educativo está desnudo.

Anónimo dijo...

Llevo cuatro años en un centro donde he visto salir representantes de los alumnos en el Consejo Escolar a auténticos machacaprofesoras en serie que se han salido de rositas gracias a "mediaciones" a su favor por iluminados del centro en cargos directivos y en los departamentos de orientación. Sus expedientes están : ¡limpios!( parters de faltas y actas borradas, desaparecidos...)

Los utilizan para hostigar a profesores no afines a los que desautorizan sistemáticamente para que se se vayan. Los chavales se dan, con el paso del tiempo , perfecta cuenta,

Mi centro , además de enseñar muy poco, es una perfecta escuela de canallas pues aprenden que con repetir ciertas consignas políticas y guardar las formas con ciertos profesores del círculo de Dirección pueden sacarse la ESO e incluso el Bachiller faltando a clase , sin apenas esfuerzo y haciendo mofa y escarnio, año tras año, del chivo-generalmente chiva- expiatoria de turno.

Alumnado fiel reflejo de los peores padres los cuales, incluso el más miserable raramente llega a la baja catadura moral en lo referente a la capacidad manipuladora maquiavélica de los directivos, trepas y lobos con piel de cordero tutores veteranos-aminomecompliquesquemejubiLOEndosaños-que no ven ni oyen ni tramitan nada mientras a ellos los dejen más o menos en paz-que enseñar ya están resignados a no hacerlo-.

Mi centro es un antro de estupidez, mezquindad, infraniveles académicos e injusticia pero nuestro inspector de zona está encantado de haberse conocido con nuestro Director.

Anónimo dijo...

POr cierto, señor Fernando

En este mi centro "todo vale"- menos suspender al que no sabe (ésto es de cosecha propia), no sólo no se suspende al ochenta por ciento de los alumnos en ninguna asignatura sino que es rara la asignatura donde se suspenda más del 20%.

Espero poder abandonarlo en breve aunque sé que, desgraciadamente, el resto de los centros públicos de mi zona no difieren mucho del presente en el que me hallo.

Fernando García Gutiérrez dijo...

Anónimo: disculpe el retraso en publicar sus comentarios, pero hace tiempo que no entro en esta !ª versión del blog. Gracias.