05 mayo 2009

Adiós, Osito.

Adiós, amigo, te echo mucho de menos.


Once años de compañía hacen que la presencia del hueco de tu ausencia me tenga compungido, tropezando contigo en cada esquina de la casa y de mi cabeza, porque en mi corazón ya vives y vivirás siempre.