20 marzo 2007

Así sí


En los próximos 5 años, el presupuesto de educación de la Junta de Andalucía aumentará el 36%. Así, sí. Me estaba costando un descerebramiento trabajar ilusionadamente en un sistema educativo con los presupuestos más bajos de Europa, y con un gobierno socialista. Llevo años comentando en charlas públicas o con otros profesores y profesoras la necesidad de que, como ciudadanos, exigiéramos más dinero para educación y salud, y que saquen esas materias de la contienda política.

Y por una vez, el bocado más gordo no es para personal, aunque la partida a este tema dedicada tampoco sea pequeña (un 35%), sino el de los gastos generales de los Centros que se lleva el 63,2% del presupuesto para los próximos años, para cumplir con la promesa de la nueva Ley de Educación de Andalucía de aumentar los gastos de funcionamiento de los centros hasta en un 45%.

La verdad es que en Educación en Andalucía corren vientos nuevos desde que llegó a la Consejería la Sra. Cándida Martínez y de la buenísima gente de la que ha sabido rodearse, directores generales de una categoría profesional intachable. Poner en marcha un montón de Planes e iniciativas, algunos de los cuales eran bombardeados por los miembros irreductibles del propio aparatichi, por simple falta de fe: "Ya verás, ¡se va a dar un batacazo! ¿Cuántos colegios bilingules dice que va a conseguir?" Honestamente hay que reconocer que las metas las ha puesto siempre muy altas, pero con una decisión encomiable, una visión clara e ilustrada, y no poca mano izquierda, no sé como lo ha hecho, pero está consiguiendo cambiar muchas cosas.

La más importante haber puesto en marcha a muchos profesionales aburridos del discurso de los "quemados", hastiados del fracasa escolar como discurso, y aún más de la llamada "violencia en la Escuela" que no es más que otro episodio de lo del grano en ojo ajeno. Y con ganas de trabajar ilusionadamente en una profesión que para ellos y ellas tiene mucho sentido. Nos llaman vocacionales, pero en realidad uno no entiende que se pueda permanecer en la docencia sin ella.

¡¡Chapeau!! Cándida.

01 marzo 2007

Aprendiendo Linux


Pues a esto me he dedicado los últimos días, abandonada la bitácora, y algunas otras cosas, y medio absorto configurando periféricos bajo Linux. Divertido, es divertido aprender. O debería serlo.

Pero, por supuesto, he instalado la distribución 4 ó 5 veces, porque aprender, lo que se dice aprender, uno siempre lo hace con errores. Es la forma natural de aprender. Por eso es incomprensible la evaluación y las metodologías basados en la detección del error. ¿Por qué no centrar más la atención en los aciertos?

En fin, aún no he podido configurar la webcam ni la impresora porque es una multifunción un poco rara. Pero ya lo haré. Ahí estoy aprendiendo a gestionar paquetes. Todavía me lío.

En cualquier caso, y leyendo blogs y foros a mansalva como he estado, también me he enterado de la existencia de los “puretas” de Linux, que acusan a Suse o Ubuntu de ser algo así como “windowsas”, algo muy malo, al parecer, en el mundo linux. Se las acusa de facilitarle la vida a la gente y así hurtarles el aprendizaje que yo me estoy disfrutando.

Pues me voy a mojar. No me parece que facilitarle la vida a la gente sea una mala acción, más bien lo contrario. Es verdad que para manejar bien cualquier máquina hay que dedicarle tiempo, pero también que no todo el mundo tiene ganas de aprender lenguaje máquina. Y está en su derecho.

Si pensamos con mentalidad de software libre, necesariamente estamos pensando también en que con ello no se colabora a ampliar la brecha de los habitantes de países pobres con respecto al mundo rico. Yo sé que no me voy a gastar ni un euro en el nuevo Vista, pero yo decido. Los que sé que no se lo van a gastar porque no lo tienen, son muchos millones de habitantes de países pobres. Y la verdad es que no los veo aprendiendo código máquina y tecleando “palabros” en la consola.

Si todo eso se puede hacer en un entorno visual comprensible para cualquiera tras unas breves explicaciones, pues mucho mejor. Además, la popularización de Linux está evidentemente ligado al aumento de sus entornos gráficos y a eso de facilitarle la vida a la gente.

Gracias Linux.