31 enero 2007

Abrazos gratis

Preciosa iniciativa que corresponde a la organización abrazosgratis.org y que han seguido estos jóvenes del Instituto de Mollina en el centro de Málaga, que yo identifique, y más lugares. Precioso. Por supuesto eso es plena Cultura de Paz.


27 enero 2007

Ego, yo, mi, me, conmigo.

Hace unos años oí en un claustro de profesores a alguien afirmar: "Reivindico mi derecho a ser egoísta, porque yo sé que todos sois egoístas.” Había reivindicado previamente “su derecho” a usar tal aula, la dirección del centro le dijo que mientras el número de aulas no fuera igual al número de profesores no se podía hablar de “mi aula” y que los criterios de uso de las aulas debían responder a las necesidades de los usuarios, no a las preferencias del profesorado. Se le acusó de egoísta y salió con eso.

Dejando de lado la grosería intelectual y las actitudes (exigibles, al parecer, sólo a los alumnos), la salida tiene su miga por cuanto necesariamente a uno le salta enseguida la pregunta a la cabeza: ¿Hay mucho profesorado con esta misma convicción? ¿Y qué hacen en la docencia? Enseñar su asignatura y ¿qué valores?

La convicción de que “el ser humano es incorregiblemente egoísta” está en la base misma del comportamiento de la jungla y su ley. Y justifica un comportamiento estructuralmente violento al afirmar una naturaleza perversa en el ser humano.

No entiendo cómo hay docentes que no se dan cuenta de que al abrir las bocas se les ven las ideas y algunas contienen todo un doctorado en su concepto (casi siempre invisible) de la naturaleza humana. Y pocas cosas más interesantes para un docente, que trabaja con personas, que ese conocimiento y una correcta actitud motivadora, instigadora, potenciadora y amable como la de creer que el que tienes enfrente no tiene remedio. Aquí cada uno a lo suyo.

Me parece que todos en la vida hemos sufrido un desvirgamiento moral al enfrentarnos con la maldad, el odio, la violencia, la enfermedad y la muerte. Pero eso no justifica torpes concepciones mentales para salir del atolladero y seguir viviendo lo más cómodamente posible. El ser humano no es malo ni bueno por naturaleza, o ambas cosas podrían afirmarse siendo al tiempo igualmente ciertas y falsas. Esta es una más de las barbaridades que produce una mente dicotómica y dual, sin capacidad para el proceso y los matices.

La ciencia humanística puede afirmar, creo, simplemente que en la naturaleza del ser humano existen ésas y más potencialidades y que, como las semillas, pueden en determinadas circunstancias desarrollarse más o menos en uno u otro sentido y siguiendo procesos frecuentemente complejos, pocas veces irreversibles.

Y la ciencia pedagógica moral (como si hubiera otra) dice que si pretendes ayudar a una persona a crecer tienes que tener un mínimo de fe en que, efectivamente PUEDE crecer. ¿No?


16 enero 2007

Vuelvo a Túnez

Y lo hago para reconocer que una de las actividades extraordinarias que te permite viajar con la familia es mantener un contacto mucho más íntimo y normalmente relajado, con un montón de horas juntos que normalmente no tienen lugar, con los hijos y las hijas. Y, por supuesto, con la pareja, con la que normalmente sí tenemos más tiempo de comunicación significativa.

Indudablemente debo reconocer que, como padre, la estrategia que mejor me ha funcionado siempre ha sido hablar, hablar mucho y sin cortapisas. Y ser sincero y honesto en la conversación, y hablar como con un amigo, no desde ningún púlpito. Conforme crecen, más valor hay que echarle a las estrategias.

Pero volvemos al tema de la construcción de valores humanos. Igualmente que afirmo del profesorado (ver "Saber Ser"), que si no se posee un valor no se puede dar, lo afirmo para ejercer la responsabilidad de la paternidad y la maternidad. Los valores no se enseñan a cogotazos ni sólo con palabras (menos aún con las broncosas que generan violencia), sino con el ejemplo. Y atención, porque cuanto más pequeños son, más preguntas e incisivos comentarios te hacen sobre las contradicciones que observan y que les llama inmediata y poderosamente la atención: "Pero, papá, ¿tú no habías dicho que ...?". Terrible, yo me echaba a temblar cada vez. Con los años empiezan a aprender algo que no deberían aprender nunca, que hay una distancia entre lo que se dice y lo que se hace, la mentira y la hipocresía van tomando su lugar. Lamentablemente.

Me gustaría comentar uno de los valores más primario: el respeto. ¿Te has planteado alguna vez que para que tu hijo-a aprenda el respeto tiene que saborearlo? Si no respetamos a nuestros hijos, no podemos pedirles que sean respetuosos. Es casi una verdad de perogrullo. Pero me temo que no está en las metas de la mayoría de los padres y madres. Sólo un hijo respetado aprende el valor del respeto. Lo demás son teorías.

Pero si has hecho tus deberes, con errores, por supuesto, sólo se aprende con errores, qué gratísimo es convivir con los hijos en un ambiente distendido, y con una profundidad comunicativa que pocas veces consigues con seres humanos. Una absoluta delicia.


13 enero 2007

A la derecha española

Bueno, nada más empezar y tengo que reconocer que el título del blog es un canto al sol, pues ya supongo que nadie de esa ideología me lee. Pero a pesar de ello, y tirando de mis mayores posibilidades en actitudes noviolentas, prosigo:

A mi humilde entender, el peor enemigo de la democracia es su perversa deriva como producto de mercado. El mercadeo electoral es un cáncer mortal para la democracia que afecta ya a algunas (si no a casi todas) de las democracias occidentales. A mí no me sorprendió nada que el Sr. Arnold Schwarzenegger decidiera meterse en política, en una (parece que larga) tradición en Estados Unidos de actores que piensan, acertadamente, que si la política se convierte en "teatro", para eso están los profesionales.

Pero ¿de verdad ustedes se creen que alguien se traga que la estrategia (no sé si llega) que han adoptado no es meridianamente transparente salvo para los que ya están convencidos de siempre de que "al enemigo ni agua", de que "duro y a la cabeza" y de que "caña al mono, que es de goma"?

La irresponsabilidad política de convertir el terrorismo en tema de disputa (no sé si legal, pero no legítima) de partidos la estamos pagando ya todos. Como dice cualquier libro de pedagogía moderna, educa un profesor en clase, pero mucho más educa el ejemplo cotidiano potenciado por poderosos medios de comunicación y manipulación de masas. Educan las palabras de un profesor, pero mucho más educa su ejemplo, el suyo y el de quienes les rodea, y el de quienes aparecen cada día en los medios creando modelos de funcionamiento social.

Como les digo a mis alumnos extranjeros, lo peor del franquismo no fue la figura del dictador, sino las actitudes que un modelo cuartelero impregnó en todas las capas de la sociedad. "Pero ¿aquí quien manda?" fue una de las frases más oídas tras el traspaso de poder hacia la izquierda de las últimas elecciones y les define.

¿Han oído ustedes hablar de la violencia estructural? Si ustedes entienden que su suprema obligación (que es en democracia el servicio público) queda servida con palos al gobierno, diga lo que diga, pues aquí lo que importa es trincar el poder a cualquier precio, incluido el de ponerse a jugar con fuego como el del terrorismo, y entonces ese es un buen ejemplo de violencia estructural. ¿Dónde quedan en ese modelo valores como el del respeto, la lealtad, la responsabilidad compartida, ... teniendo ya que renunciar a plantear valores superiores del tipo: la verdad? ¿Es ese el modelo de sociedad que proponen?

Si en la democracia todo vale con tal de cazar, capturar, someter, el poder, entonces la democracia se ha vuelto un mecanismo depredador y el ejemplo de atacar, denigrar, levantar sospechas del otro, convertido por defecto en contrincante, en enemigo, prevalece.

Quede claro que no estoy hablando de ideología política en este caso, sino de las actitudes que parecen predominar en algunas personas que, quiero pensar, no representan a todo el espectro social de la derecha española. Que espero plural y más tolerante. Por el bien de todos.


10 enero 2007

Abundantia in Pace

He tenido la suerte de pasar unos días en Túnez. Ha sido una experiencia muy agradable ver que, en efecto, como si uno tuviera que ir a meter el dedo en la llaga para confirmarlo, los musulmanes siguen siendo gente fundamentalmente pacífica, tolerante y amable. Ya sé que los hay que no, pero también que en todas partes cuecen habas, sin que en otros casos se pregunte la religión de las habas.

Estuve, ¿cómo no?, en el Museo Arqueológico El Bardo de Túnez capital, y disfruté como un enano con la belleza del mosaico de mosaicos romanos impresionantes que guarda esa colección. Y me quedé prendado en uno, con letras. Reconozco que en los restos, si veo letras, se me dispara la atención, busco la comunicación directa de la palabra, y en este caso me aguardaba una bella reflexión.

El ciudadano romano o el artista que escribió el mensaje no tenía suficiente con la abundancia, con la riqueza, porque todo es nada si no es en la Paz.

Me planteo si ese valor está presente en nuestra moderna y adelantada sociedad. Y me parece que no, o no lo suficiente, que más bien parece que todo vale con tal de hacerse, capturar, pervertir y someter poder y dinero.

Brindo solemnemente por el romano y su frase. Abundancia en la Paz. No se puede pedir nada mejor. Pero las amenazas que está sufriendo la segunda en nuestros días debería estar haciendo saltar más alarmas de las que se escuchan. Ojalá me equivoque.

¡¡Feliz 2007!! de vuelta a la dura cotidianidad.