10 octubre 2006

Otro loco con bomba atómica

Lo de Korea del Norte no tiene nombre. El pueblo (¡ah! pero eso ¿todavía existe?) muriéndose de hambre y el loco del presidente gastando lo que no tienen en armas nucleares y misiles. ¿Quitando lo de el pueblo muerto de hambre, y poniendo sólo parte del pueblo muriéndose de hambre ... ¿dónde he oído yo lo mismo antes?

Pero el discurso de Occidente no puede ser: las armas nucleares sólo para nosotros que somos civilizados. Ese discurso hipócrita ya no cuaja. ¡Están las arenas y las aguas suficientemente moviditas como para el teatro y la hipocresía del poder occidental!

En el periódico de hoy, junto a la noticia del nuevo loco con su nuevo juguete de matar en masas, venía la noticia algo más deshilvanada de cuando nos vamos a cagar a casa del vecino: el barco Probo Koala ha vertido sustancias tóxicas europeas (una mezcla de gasolina, sosa cáustica y sulfuro de hidrógeno) en Costa de Marfil y está muriendo la población cercana. Los números son: han muerto ocho personas, 66 han sido hospitalizadas y 8.000 más han requerido atención en los 36 centros de salud de la capital política y comercial de Costa de Marfil: Abiyan.

Pero ¿qué predicamos? ¿No nos quieren?



No hay comentarios: